La intoxicación de una clienta abre la guerra en la agricultura ecológica