Los españoles tiran un 18% de los alimentos que compran