La mitad de las bodegas catalanas no utiliza ningún medio para publicitarse