El Priorat, ahora también tierra de cerveza