Alimentos km0, más allá del marketing